No me hables bonito si me vas a jugar sucio.
El problema está cuando sabes que es una piedra y aún así quieres tropezar.
Una de las partes más difíciles de la vida es decidir si alejarse o intentarlo un poco más.
Valorarse es entender que si te van a querer a ratos, es mejor que no te quieran.
Ella actúa feliz y sonriente, incluso cuando lo único que pasa 
por su cabeza son palabras tristes y desoladas.




''Despidete con una sonrisa de aquello que se fue, 
y no lo olvides nunca''
Quería estar enamorada, no tratar de arreglar una relación rota. Quería ser la primera para alguien, no la segunda.

Me dijo que tenía una mirada intimidante. Dijo que mis ojos transmitían miedo, angustia, y a la vez confianza; dijo que tenía la mirada más bonita y desesperada que nunca había visto. Recuerdo también que la oí decir que era una persona fría porque trato de alejar a las demás personas de mí por el simple hecho de no volver a dar confianza a nadie, porque luego me decepciono. Dijo que yo en realidad era una persona sensible, pero tenía miedo de demostrarlo. Es como si hubiera visto mi vida en mis ojos. Tuve miedo, nadie nunca me había conocido tanto en tan poco tiempo. 



Menos mal que hay gente en la que nos podemos apoyar en los momentos difíciles, aquellas personas que te entienden por lo que estas pasando, donde te refugias y cuentas tus mas temidos temores, doy gracias a aquellas personas que aunque no lo sepan te dan esas fuerzas que necesitas día a día para que no te consuma todo el odio y el temor que tienes hacia este mundo
UN MUNDO SIN SONRISAS
En estos últimos años he hablado con gente que jamas me hubiese imaginado, cada una con un problema diferente pero todos con el mismo origen. La sociedad, una sociedad en la que solo hay una norma, sobrevive el mas fuerte.
La vida se trata de que los ojos coincidan. 


Se creen que porque ven que me levanto todos los días con una "sonrisa" en mi cara estoy bien y no siento ni padezco. Si supieran el dolor, angustia e impotencia que siento al no poder expresarme y tener que tragarme todo esto que siento, seria todo tan diferente.

Me siento casi alegre, casi alegre como quien se cansa de estar triste.

Sabía que estaba mal, pero me sentía bien haciéndolo.
¿No hay nada que pueda hacer para que me quieras más que a ella?
Todos en algún momento esperamos que alguien haga algo por nosotros que en el fondo sabemos que nunca va a hacer.

El problema eran sus ojos, marrones… un marrón tan común. Pero me tenían loca y me robaban el sueño. Me sentía tonta por no poder quitar esos ojos de mi mente. Esos ojos marrones… esa mirada.

Abrí mi herida. Te extrañaba.

Te extraño cada día más, nunca menos.
Mil veces sentí deseos de tomarle la mano, y mil veces me quedé quieta, sin hacer nada. Estaba un poco confundida; Quería decirle que lo amaba, pero no sabia como empezar.
Yo solo quería sentir como sus manos encajaban perfectamente con las mías…