Si había una cosa que estaba aprendiendo de todo aquello, era lo fácil que resultaba perder lo que uno había creído que tenía para siempre.

Odio cuando me haces sentir así, tan insignificante, tan poco importante para vos. Odio quererte así. Odio que para vos sea tan fácil ignorarme y sacarme de tu mundo, como si no te importara..
Ese es mi problema, por eso no te busco, no te hablo, no te llamo, no te veo, aunque me muera de ganasY es que elegiste a tantas en lugar de a mi, que mi miedo al rechazo siempre me aleja de vos.

Menos que un amor, más que un amigo, y toda esa mierda.

Suelen ser tus labios el mejor lugar para estar.

No es verdad que el tiempo lo cambia todo. Hacer cosas, cambia las cosas. No hacer nada, deja las cosas exactamente como están.
El asunto más preocupante para mí es que nunca he amado de verdad a nadie. En toda mi vida nadie me ha gustado de forma incondicional. Nunca he sentido que podría entregar mi vida por alguien. Ni una sola vez.

La vida me está dando una sobredosis de verdades sin anestesia.
No importa todo lo que la gente diga de ti, lo que importa es lo que tu crees que eres.


Desfile chica inquieta, Colección ELO invierno 2014.
Y entonces abres los ojos y te das cuenta de que en la vida real no se dicen esas frases de película, que nadie cruzaría un océano para abrazarte cuando tengas frío, que las historias de amor sólo existen en canciones, que las personas cuentan mentiras, que siempre será más fácil perdonar que olvidar, y que las cosas nunca vuelven a ser lo mismo
Que tú por desgracia ya no eres una niña.
Y entonces, cuando pensaba que toda la vida me estaba quedando inmensamente grande. Aparece usted, y de forma simple ajusta su mundo al mío.
Y que pasa cuando te encuentras frente a frente con el recuerdo. Cuando tienes que aceptar que ya no eres el mismo de la foto, es más, ya ni siquiera el mismo del espejo.


No era exactamente una sonrisa, tampoco una expresión alegre, pero casi. 
Y por el momento, casi era suficiente.




Querido, yo no soy como el resto.



Ni siquiera sé si vale la pena, pero tengo ganas de probar si la suerte me va a acompañar.

Desfile chica inquieta, colección ELO invierno 2014.
No me hables bonito si me vas a jugar sucio.
El problema está cuando sabes que es una piedra y aún así quieres tropezar.
Una de las partes más difíciles de la vida es decidir si alejarse o intentarlo un poco más.
Valorarse es entender que si te van a querer a ratos, es mejor que no te quieran.